Archive for 28 marzo 2010

Oración

28 marzo, 2010

“Orad sin cesar” le dice Pablo a los Tesalonicenses. ¿Qué es eso? ¿Es sordo dios? ¿Tendrá Alzhéimer?

Dios no es un Santa Claus, que esta poniéndole atención a millones de peticiones por minuto y decidiendo si conceder unas y rechazar otras.

 “Dios está aquí, ¡Pide lo que quieras!” decía un corito que cantábamos en la iglesia en la que crecí. Pero, todos tenemos la experiencia de peticiones que no se cumplen. Es demasiado fácil culpar nuestra sinceridad, o nuestra falta de fe, o santidad, como si Dios estuviera llevando la cuenta de cada uno de nosotros.

La pobreza resulta entonces ser culpa de los pobres mismos. Donald Trump debe ser un santo varón.

Pero entonces, ¿para qué he pasado horas y días enteros en vigilia, ayuno y oración?

La Gracia Divina, como decía aquel himno de la Billos, “Ni se compra ni se vende.” Si nuestra oración es un continuo pedir y pedir, entonces, no vale nada.

Pero eso de adorar y alabar tampoco tiene sentido. Como si primero le pasamos la brocha, para después sacarle algo…

Si yo fuera dios de todas las hormigas, ¿Pa’ qué quiero que pierdan el tiempo diciéndome lo que ya sé? ¡Hagan algo con los talentos que les he dado! Los talentos están repartidos, así que háblense entre ustedes, y ayúdense.

Entonces, ¿de qué se trata la oración?

Nuestro tiempo en oración es una forma de reconectarnos con el Altísimo. Pero más que eso, es una forma de vida. Es estar pensando primero en Dios, en el prójimo, antes que nuestro propio bienestar.

Orad sin cesar.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama, tal como soy.

El Éxodo y la Hipótesis Documental.

21 marzo, 2010

¿Cómo interpretamos las Escrituras con integridad? Los números en Éxodo sencillamente no computan.

* Sesenta y ocho hombres y dos mujeres fueron a Egipto. Mencionados por nombre.

* Cuatro generaciones después. (Ex6: Jacobo, Levi, Quehat, Amram, Moisés.) ¿O será cuatrocientos años después? (Ex12:41)

* 603,550 hombres salieron de Egipto. (Ex38:26) ¿O será ese número el resultado del censo un año después? (Num1:1) Con un número similar de mujeres, mas niños y ancianos podríamos estar hablando de dos a tres millones de personas que salieron de Egipto la misma noche.

Las discrepancias mencionadas arriba son comunes a cualquier tradición oral. Todavía podemos creer en la sabiduría contenida en esta historia sin tener que defender hechos que pareciera nunca debieran haberse tomado literalmente. Después de la tragedia del Huracán Katrina en Nueva Orleans, sabemos lo que significa tratar de evacuar un grupo grande de personas, con escasas horas de advertencia.

La mayoría de los teólogos hoy día apoyan una u otra versión de la teoría conocida como la Hipótesis Documental que describe como los libros de la Torah pueden haber sido recopilados de distintas tradiciones orales. Http://es.wikipedia.org/wiki/Hipotesis_documentaria

¿Cómo es que una teoría que ha sido aceptada en la mayoría de los seminarios teológicos del mundo, no ha llegado a las congregaciones locales? Muchos Cristianos se han ido de las iglesias precisamente por el requisito de tener que creer -como si fueran ciertas e infalibles- todas estas pequeñas contradicciones en la Biblia.

Creer en la Infalibilidad de las Escrituras no es un concepto esencial.

Declarar estos libros como “la palabra Literal e Inerrante de Dios” es piedra de tropiezo para muchos que puede impedir que encontremos las Verdades y tanta Sabiduría contenida en las Escrituras. Es posible amar a Dios, amar al prójimo, y tratar de vivir “en sus pasos,” sin tener que defender cosas que no son necesarias y aun más, cosas que no son defendibles.

El Padre Pródigo.

14 marzo, 2010

El padre ve venir, desde lejos,  a su hijo menor, y su reacción es inmediata: “Empiecen la pachanga, preparen el arroz con pollo, saquen el chirrite. Porque mi hijo estaba perdido, y ha vuelto.”

El padre no se esperó a oír lo que su hijo quisiera decirle. Tal vez su hijo le pediría más plata, tal vez culparía a su padre por todos sus males.

No. El amor de Dios es como el amor de ese padre. Es un amor sin medida. ¿Qué padre, si su hijo le pide pan, le daría una piedra?

Sin embargo, el mensaje que todavía predican en la iglesia Protestante es muy distinto.

Según ellos, porque Adán pecó, Dios decidió condenar a la humanidad entera al fuego eterno. ¿A quién se le ocurre achacarle a Dios tanta crueldad?

No es justo condenar a una persona por los actos de otra. Y si obedeciéramos ese pasaje bíblico que dice “ojo por ojo” no es justo condenar por una eternidad los pecados de unos cuantos años.

Según este estilo de religión dios no perdona a cualquiera que se arrepienta, sino que exige un sacrificio humano. (No tendría ningún sentido exigir un sacrificio divino.) Eso no es perdón. Tendríamos que cambiar el Padre Nuestro para que dijera: “Perdónanos nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, una vez que nos han pagado la ofensa.”

No. Mi Dios no se parece a ese. Mi Dios es el de Gálatas 5, que básicamente dice: “Si querés vivir a tu manera, tu vida será como un basurero. Pero, si querés una vida en abundancia, acercate a mí, poneme atención,  y tendrás amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe.”

Fundamentalistas Anónimos.

12 marzo, 2010

El Dios en el que creo no es el dios de las iglesias Protestantes.

Abandoné mi iglesia. Por un tiempo abandoné también la certeza de mi salvación. Pero más que eso, abandoné a amigos y familia que eran mi vida. Pasé más de diez años en que no podía ni abrir la Biblia.

No es que me tiré a la borrachera y a la perdición, como diría el hermano José Alfredo Jiménez. En vez, continué meditando. Después de un tiempo volví a estudiar las escrituras con más afán, rascándome la cabeza cada vez que oigo algún pastor manipulando pasajes bíblicos para probar que dios está a favor o en contra de los Estados Unidos.

Y entonces, ¿qué busco en Fundamentalistas Anónimos?

Busco comunión con mis hermanos. Es una tragedia que diferencias de opinión me impiden asistir a iglesias que todavía considero como mi segundo hogar.

Creo en Dios. No porque un pastor me lo trate de probar leyendo de un libro. No porque una denominación me lo exija como parte de sus requisitos de membrecía. No lo puedo evitar. Sencillamente, me nace.

Creo en Dios, no porque un predicador me amenace con el infierno si no creo. ¿Qué tipo de Dios sería ese si tiene que amenazar a sus criaturas para que lo quieran?

Quiero compartir mis dudas, quiero compartir mis meditaciones, mis alegrías, y mis tristezas. Quiero oír lo que Dios me quiera decir a través de esta conversación sin tener que oír coritos y sermones basados en preceptos religiosos que ya no acepto.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama, tal como soy.