Milagros

¡Yo he visto Milagros!

Cosas para las que no tengo explicación.

El escritor de Ciencia Ficción Arthur C. Clark, decía que: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada no se puede distinguir de la magia.”

Efectivamente. A través de los siglos muchos hechos milagrosos han resultado tener explicaciones sencillas, una vez que hemos aprendido más sobre medicina, u otras tecnologías.

Pero, hoy por hoy tenemos casos para los cuales todavía no tenemos explicación. Sabemos de casos de personas con cáncer que han sido curadas en un instante. Los pacientes vuelven donde sus doctores, se hacen los exámenes pertinentes, y resulta que el cáncer ha desaparecido. ¿Milagros? Tal vez. Pero esto pasa con personas religiosas y con personas que no tienen nada que ver con religión.

Es posible que sea uno de estos casos de tecnologías que todavía no entendemos.

Para los que creemos en Dios, esto no es problema. Sabemos que muchas de estas cosas sobrepasan todo entendimiento, que nuestra fe en Dios nos permite conectarnos con una fuente de sanidad que todavía no tiene fundamento científico.

Pero, como todo en la vida, la cosa se complica. Hay hermanos que han decidido no usar anteojos, y en vez le piden a Dios que les corrija su visión. He oído de un pastor que se niega a usar insulina para su diabetes, porque tiene fe que Dios lo va a sanar. Aquí es donde me pongo a buscar aquel versículo que todavía no encuentro en mi versión de la biblia, que dice: “A Dios rogando, y con el mazo dando.”

Si Dios nos da la sabiduría y el talento para curarnos entre nosotros, de dónde se nos mete exigirle a Dios otra alternativa?

La sanidad no es producto de santidad. Todo cuerpo humano se enferma, y eventualmente se muere. Atribuirle la sanidad a Dios y la enfermedad al diablo es meternos en un callejón sin salida. Porque entonces el diablo siempre gana.

Dios es la fuerza que nos ayuda a vivir en abundancia, con o sin salud.

¡Ese es el milagro más grande!

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama, tal como soy.

Aquí les va un video que en realidad va con el tema de la semana pasada, sobre el Perdón:

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “Milagros”

  1. Mario Says:

    Bueno si, pero también pasa que a Dios no le gusta que tengamos poca fe. Eso lo señaló Jesús en varias ocasiones.

    Se nos enseña que si pedimos sanidad pero no actuamos como si creyeramos en que Dios nos va a sanar, entonces Dios no nos sanará, porque depende de nuestra fe.

    Yo no lo tengo resuelto. A veces la fe alcanza para sanar una enfermedad leve, pero otras veces la fe no me alcanza, pero me gustaría que sí.

    No lo tengo resuelto, pero seguro que si mi Iglesia estuviera llena de dones y prodigios, este tema no sería un problema.

    Bendiciones!

  2. ricardo5322 Says:

    Mario,

    Yo he estado en iglesias llenas de dones y prodigios. A fin de cuentas eso no te va a ayudar. Dios nos ha dado distintos dones a cada uno. Es para que nos ayudemos los unos a los otros.

    Es hora de cambiar el paradigma.

    La idea de un Dios que se sintoniza para oír millones de peticiones por minuto y que decide juzgar cuánta fe tiene cada persona, para ver si nos concede o no nuestras peticiones, no es la imagen de un dios con el que yo quisiera estar asociado.

    Esta imagen –por cierto- no está tan alejada del concepto prehistórico de traerle regalos a dios, para tratar de sobornarlo, a que haga lo que nosotros queremos.

    ¿Quién puede decir que tiene más fe? ¿Más fe que quién? ¿Cuánta fe es suficiente? ¿Cómo nos reponemos de Rom 3:23?

    Veo que mucho de lo quería decir, ya lo dije cuando escribí sobre SANIDAD https://fundanon.wordpress.com/2010/11/28/sanidad/

    Es hora de ver a Dios no como el causante de enfermedades o causante de sanidad. Es hora de ver a Dios como esa fuerza que nos ayuda a bregar con todas las vicisitudes de la vida, ya sean nuestras alegrías o nuestras tristezas.

    No es asunto de un milagro aquí y otro allá. Es asunto de madurar, de aprender a vivir con los dones que Dios nos da. Jehovah es mi pastor, nada me falta. Ya. Ahora mismo. No cuando Dios me conceda este o aquel milagro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: