Denominaciones (¿Quién tiene LA VERDAD?)

Mi recuerdo de niño pre-escolar era que algo tenían raro los miembros de la iglesia que quedaba a dos cuadras de nuestra casa. Es difícil saber qué fue lo que me dijo mi mamá sobre ellos. Pero en mi mente estaba claro que ellos no eran “de los nuestros.” Cincuenta años después, todavía no he asistido una sola vez a La Iglesia del Evangelio Cuadrado de Barrio La Cruz. Ni siquiera sé si todavía están allí.

Cuando participaba activamente en la sociedad de jóvenes del Templo Bíblico, organizábamos visitas (asaltos, le llamábamos) a la Iglesia Centroamericana, a la Metodista, y a veces hasta donde los Bautistas. Cuando tratamos de ir a una iglesia Pentecostal, se armó en nuestra iglesia una discusión de Padre y Señor nuestro. “Son pura emoción y nada de contenido” decían unos. (Claro, ellos decían que nosotros éramos muy fríos en el Espíritu.) El escándalo más grande fue cuando invitamos un grupo de católicos carismáticos a nuestra iglesia. Aquello fue el acabose.

Algunos años después participé en un grupo musical con el que visitamos muchas iglesias, de todo tipo. Aprendí que hay buenos cristianos donde quiera que vaya uno sin tener que preocuparme sobre cual denominación, cual marca.

Pero a la hora de conversar sobre doctrinas, la cosa se pone seriecísima. A través de la historia, distintas facciones cristianas han llegado hasta a matarse entre ellos por discusiones tan básicas como: “¿Son de la misma ‘esencia’ el Padre y el Hijo?” (Como si alguien supiera.)

Cuando leo los escritos de los que todavía hoy son llamados “herejes” lo que veo no son personas malignas, sino a otros cristianos, igual que yo, tratando de entender un poco de lo que por definición sobrepasa todo entendimiento.

No me queda otra que admitir que yo no tengo el monopolio de LA VERDAD, y que los de otras denominaciones tal vez tengan un poco de esa verdad. Necesito abrir mi mente, y mi corazón para oír lo que Dios tenga para mí, a través tuyo. Y ¿quién sabe?, tal vez Dios te hable a través de mis ocurrencias.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama, tal como soy.
https://fundanon.wordpress.com/

Etiquetas: , , , ,

8 comentarios to “Denominaciones (¿Quién tiene LA VERDAD?)”

  1. Ricardo Paulo Javier Says:

    Es un lio el denominacionalismo. Sabemos que es una herejia, pero no hay modo alguno de solucionarlo.
    Algunos preferirian renunciar a la biblia antes que a sus tradiciones
    salu2

  2. Renton Says:

    Ricardo:
    No me queda otra que admitir que yo no tengo el monopolio de LA VERDAD

    Entonces, por qué escucharte?

    A quién le interesa lo que dice alguien que ni siqiera está convencido de lo que dice?
    😐

  3. Renton Says:

    Ricardo, por qué debería escuchar nadie lo que dices si ni siquiera tú estás convencido de la veracidad absoluta de tus palabras?
    :\

  4. ricardo5322 Says:

    !Entonces ya somos dos los que nos preguntamos lo mismo!

  5. Renton Says:

    Muy bien Ricardo, a eso llamo yo evangelizar…!
    😆

    Ricardo, bromas aparte, si no estás convencido de la veracidad de lo que crees pecas, o no recuerdas que Pablo nos dice que todo lo que no proviene de fe, es pecado…?

    Creo que estás hecho un lío…
    😐

  6. ricardo5322 Says:

    Renton,

    ¿Veracidad absoluta? Ni siquiera en tu denominación, cualquiera que sea, hay uniformidad de pensamiento con respecto a todas y cada una de las doctrinas. ¿Has participado alguna vez en el proceso de aceptar un credo, o los reglamentos de fe y orden? Con excepción de los Cuáqueros, y tal vez los Menonitas, las votaciones son por mayoría, no por consenso.

    ¿No estoy convencido de lo que creo?

    Hermano, hoy estoy convencido de lo que creo. Mañana, con la ayuda de Dios, (y espero que con tu ayuda también,) es posible que Dios me guie a cambiar mi opinión. No sería la primera vez, ni la última.

    Mi punto principal con respecto a las muchas denominaciones es que es demasiado fácil buscar puntos que nos dividen para cortar el diálogo con esa gente. En vez sugiero buscar qué es lo que nos une. Siempre he podido encontrar en algunos miembros de cada iglesia a la que he ido esa chispa que se viene de Dios. Examinadlo todo, retened lo bueno.

    A cada rato me quejo de que la mayoría de los sermones que oigo no pasarían si fueran calificados académicamente en un curso de Homilética o de Hermenéutica. Entonces, preguntarían algunos, ¿para que oigo sermones?

    Porque a pesar de todos los errores de sus mensajeros, Dios siempre tiene una perla escondida para mí en esos sermones.

  7. Renton Says:

    Ricardo:
    ¿Veracidad absoluta? Ni siquiera en tu denominación, cualquiera que sea, hay uniformidad de pensamiento con respecto a todas y cada una de las doctrinas.

    A quién le importa eso?
    La relación con Dios es personal, tanto da que yo esté en “la denominación correcta” si no tengo fe en Jesús, si no he andado como él anduvo por Amor a él.

    Ricardo:
    ¿Has participado alguna vez en el proceso de aceptar un credo, o los reglamentos de fe y orden?

    Con todo respeto, menuda estupidez.

    Si yo no creo en el rapto, no hay nada que me haga creer en ese disparate por mucho que tooodos mis hermanos crean en él y lo preiquen día y noche.

    La fe la da Dios, porque es el medio como nos llama, y uno cree lo que cree.

    Ricardo:
    En vez sugiero buscar qué es lo que nos une.

    Pero Ricardo, de qué estás hablando?
    Por qué debería ser importante andar todos unidos en desobediencia a Dios?

    Lee la Palabra, ajústate de todo corazón a lo que crees y predica el Evangelio de palabra y acto.

    A eso te ha llamado Dios, no a “buscar lo que nos une”, crees que a Dios le interesan los números?

    Deja que los muertos entierren a sus muertos y tú ve y anúncia el Reino de Dios.

    Te pierdes en nomenclaturas y las cosas de Dios son mucho más sencillas que eso.

    Sigue Su Palabra de todo corazón, ya sabes, de eso va todo.
    😐

  8. ricardo5322 Says:

    Renton dice:
    “La relación con Dios es personal, tanto da que yo esté en “la denominación correcta” si no tengo fe en Jesús, si no he andado como él anduvo por Amor a él.”
    “La fe la da Dios, porque es el medio como nos llama, y uno cree lo que cree.”
    “Lee la Palabra, ajústate de todo corazón a lo que crees y predica el Evangelio de palabra y acto.”
    “Sigue Su Palabra de todo corazón, ya sabes, de eso va todo.”

    Gracias, Renton, estamos de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: