Archive for 25 julio 2010

La Autoridad de la Biblia

25 julio, 2010

“¿Crees o no que la Escritura es la palabra de Dios, y por lo tanto autoritativa en todos los asuntos de la vida?” Enrique, http://enrique60.wordpress.com/2010/07/13/respuesta-a-un-comentario-muy-interesante-4-parte/#comments

Enrique, una vez más meto la cuchara aquí, por una razón específica: Cuando yo aprendí, en el seminario teológico al que asistí por unos cuantos semestres, que las cosas de la autoridad bíblica no son tan claras como las estás pintando, pasé por una crisis de fe que me tardó más de diez años recobrarme. Fue una crisis que no necesitaba pasar.

Estamos tan acostumbrados a usar el lenguaje bíblico, que a veces las palabras mismas pierden su sentido. ¿Qué significa decir que Jesús es el único camino? Hay tanto énfasis en la conversión, en decir las palabras mágicas “creo en Jesús como mi único y suficiente Salvador,” que terminan siendo como fórmulas de magia, que nadie entiende. Como si decir “Abracadabra” resolviera todos nuestros problemas.

En mi opinión Las Escrituras son inspiradas. Pero es por la calidad de su contenido, no porque un comité por ahí haya decidido declarar este canon o el otro como infalible. (Hay por lo menos cinco comités, con cinco cánones distintos.)

La decisión no es entre creer en la infalibilidad de uno de esos comités o en descartar por completo esos libros.

Existen numerosos escritos tanto en el Talmud como muchos escritos patrísticos que predican el amor a Dios y el amor al prójimo. Hasta Joel Osteen predica lo mismo. Esto sigue siendo cierto aunque ninguna de esas fuentes asume infalibilidad.

Dios mismo es el que nos justifica, no las biblias.

Por ahí se ven algunos hermanos que están defendiendo la versión King James, o la versión Reina Valera como las únicas posibles versiones de Dios.

Mi reacción es que si Dios le pudo hablar a Balaán a través de un burro, ciertamente Dios nos puede hablar a cada uno de nosotros con biblia o sin biblia, de cualquier versión, con cualquier cantidad de errores.

No es asunto de aferrarse a una versión específica, una colección definida de escritores, creadores de cánones, críticos textuales, traductores e intérpretes de las biblias, y declararlos inerrantes.

Dios no nos va pedir cuentas sobre lo que creemos acerca del Codex Sinaíticus, sino sobre cómo vivimos nuestra vida. “Amarás a Dios tu Creador, y a tu prójimo como a ti mismo.” (Didache 1:2)

Es posible seguir tratando de amar a Dios y al prójimo sin estar de acuerdo sobre cuales manuscritos elegir como los oficiales.” Por mientras, ni los Cristianos Sirios, (cuyo canon contiene el Didache,) ni los Cristianos Ortodoxos ni los Cristianos Católicos ni nosotros mismos podemos argumentar que NUESTRA versión es LA VERSIÓN OFICIAL DE DIOS.

Predicar sobre Infalibilidad Bíblica no sólo es perder el tiempo, sino que puede ser piedra de tropiezo para los creyentes, como yo, que averiguamos después de muchos años, que no hay tal. Aclaro: las biblias tienen AUTORIDAD. Lo que no tienen es infalibilidad.

Yo preferiría pasar más tiempo conversando sobre cómo podemos amar más a Dios, y cómo podemos poner en práctica nuestro amor al prójimo.

Pero parece que para todos nosotros, empezando por mí mismo, es más fácil discutir libros que discutir nuestras propias vidas.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.

Anuncios

La Abominación de Levítico

18 julio, 2010

Pregunta: ¿Condena Dios claramente el homosexualismo en Levítico?
Respuesta: De primera entrada, pareciera que sí.

Pero antes de seguir, consideremos la receta, en Levítico 14, para purificarse después de curarse la lepra. (Cuando Jesús mandó a los leprosos recién curados al Templo, era a esto que los estaba mandando:)

Tráiganse dos palomas. El sacerdote mata las palomas, y rocía la sangre siete veces encima suyo. (Van a tener que ser palomas grandes.) Tiene que quedarse fuera de su tienda de campaña por siete días, rasurarse TODO su pelo, incluyendo barba, cejas y quien sabe que más… Después, tráiganse tres corderos sin mancha, (Clorox?) más chorreadas de sangre, hay que ponerse sangre en la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho, y después aceite (Clover Brand?) en los mismos sitios.

Hay 24 capítulos llenos de este tipo de procedimientos y creencias, incluyendo cuando sacrificar arepas en vez de corderos. Hoy día, llamaríamos hechicería a este tipo de ceremonias. Esto se parece más a la Santería.

No sólo eso. Hay todo tipo de actividades condenadas en Levítico que hoy ignoramos completamente: reglas dietéticas, reglas higiénicas, no a préstamos con intereses, condena a muerte a hijos rebeldes, y mucho más. (No veo a nadie organizando una Marcha en Contra de los Mariscos.)

Tarde o temprano tenemos que decidir qué hacer con “La Ley.” Los Judíos fundamentalistas (Ortodoxos,) afirman que hay 613 mandamientos (Mitzvot) (Ver http://en.wikipedia.org/wiki/613_mitzvot) que ellos tratan de obedecer al pie de la letra. El resto de los judíos y los cristianos ignoramos la mayoría.

Esto se pone como el Cuarto de Tula cuando empezamos a revisar asuntos sexuales. Hoy rechazamos el incesto, el adulterio, la violación y el bestialismo. Pero la biblia condena las relaciones sexuales durante la menstruación, Se prohíben los matrimonios con personas no-judías, no se pueden nombrar los órganos sexuales, la desnudez y la masturbación son pecado, al igual que la planificación familiar. Según la biblia el semen y la regla lo hacen impuro a uno. (No veo mujeres faltando a la iglesia un domingo al mes, como dios manda…) En la biblia se permitía la prostitución, la poligamia, el matrimonio levita, sexo con esclavas, el concubinato, el tratamiento de las mujeres como propiedad del hombre, y el matrimonio de niñas menores de edad. Aunque el Antiguo Testamento permite el divorcio, Jesús se pronunció en contra. Nadie parece notar que la sugerencia de Pablo de mantenerse célibes como lo ideal para todo cristiano va, también, totalmente contra la naturaleza. (Mucho de este párrafo es adaptado de un ensayo del Rev. Walter Wink @ http://www.melwhite.org/biblesays.html)

Pareciera que estamos de acuerdo con cuatro o cinco mandamientos sexuales mientras que rechazamos o ignoramos quince o dieciséis.

Y por fin, volvamos a Levítico 18:22 y 20:13. Aún los que han decidido obedecer estos versículos (pero no los otros,) no están dispuestos a matar a los que se echan con varones.

¡Ah no! He oído decir. Es que ahora vivimos por la gracia, así que no nos toca matar a nadie… (¿De dónde sacan eso?) He oído muchas razones para justificar aceptar una parte y no la otra del mismo versículo. A fin de cuentas son sólo excusas.

Si de veras vivimos por Gracia, no nos toca condenar a nadie más que a nosotros mismos.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Mi función es pregonar esta bendición, no fijarme en las debilidades del prójimo. Yo ya tengo suficientes para mi conversación sin cesar con Dios.

Traté de buscar la versión del Buena Vista Social Club, pero encontré esta versión que está buena, y de feria viene de Tierra Santa. (Tel Haviv. 🙂 )

Bendición

11 julio, 2010

Me acuerdo, en Costa Rica, de ir con algunos de mis compañeros de la escuela primaria a visitar a sus abuelos. En vez de decir “Hola abuelita,” la frase era “¡Bendición!” La abuelita generalmente nos acariciaba, o nos tocaba la cabeza, diciendo “Dios te bendiga.” Para mí era un gesto muy cariñoso. Esta es una tradición viejísima, que sé que existe en todos los países latinoamericanos.

Con mi formación protestante al principio, eso de pedir bendición me chocó. Pero después le fui cogiendo el gusto. En realidad es una forma muy bonita de honrar a nuestros padres.

Ahora que vivo en Portland, Maine, en donde la mayoría de la comunidad latina que vive por aquí todavía es de la primera generación, (los que nacimos en Latinoamérica y nos trasladamos a los “yunai,”) hay muy pocos ancianos latinos. He notado que cuando aparece o viene a vivir algún anciano, (o algún padre o abuelo de visita,) todos los demás nos acercamos reflexivamente, yo creo que inconscientemente, a pedir Bendición.

Y es que sin la dirección o guía de nuestros padres y abuelos, y el nido que ese núcleo familiar forja, estamos muy solos por aquí, no tenemos esa generación de ancianos que nos apoyen en nuestro diario vivir, que nos “bendigan” con sus ojos, sus gestos, su aprobación.

Esto se nota especialmente en los inmigrantes más jóvenes; esos muchachos que tienen uno o dos trabajos, todavía solteros, con demasiada plata y sin frenos. Sin el apoyo del pueblo pequeño de donde salieron. En nuestros pueblos pequeños, la misma cohesión social sirve de freno. El dueño del bar sabe cuándo dejar de venderle licor a cada uno de sus clientes. Por ser pueblo pequeño, si pasa algo, alguna travesura a medianoche, el pueblo entero sabe que los autores de esa travesura tienen que haber sido uno de estos tres muchachos…

Pero cuando esos tres muchachos llegan a Portland, ese control social no existe. Sus padres y sus abuelos no están para mantenerlos en línea, directa o indirectamente. Aquí es donde empiezan los problemas de alcohol y drogas, donde nuestros jóvenes pierden el rumbo. Las pandillas, que por ahora no han aparecido en Portland, son otro esfuerzo por crear comunidad, de jóvenes que viven solos, que no reciben en la ciudad donde viven, ningún apoyo familiar, ningún destello de Bendición.

Por eso, nuestras iglesias latinas son tan importantes aquí en Portland. Necesitamos de esa comunidad para que nos sostenga cuando seamos débiles y que nos impulse cuando nos sintamos fuertes.

¡Bendición para todos!

Declaracion Principios Biblicos del Dar

5 julio, 2010

Gracias a Miguel Quintero de http://estaperron.blogspot.com/ por guiarme a como presentar este documento para que lo baje el que quiera:

Declaracion Principios Biblicos del Dar.
http://rapidshare.com/files/405520035/Principios_del_Dar.pdf

Este documento es producto de casi un año de estudio por parte de un grupo de pastores de la Federación Alianza Evangélica Costarricense y Enlace. Supongo que lo pondrán en sus páginas Web de un momento a otro.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy. (Siembre o no siembre.)

Teología de la Prosperidad – Introducción

4 julio, 2010

Mi primera reacción es: no me gusta. Para mí los frutos del Espíritu son amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, (Gal 5,) en vez de salud, dinero y favores concedidos. No sólo eso. Mi opinión hasta hace poco era que estos predicadores que piden y piden se están enriqueciendo a costa de nuestros creyentes más pobres, a los cuales no sólo se les está predicando que Dios los quiere ricos, sino que los oigo decir que si uno sigue pobre es por no amar a dios lo suficiente, o no pagar (“sembrar”) lo suficiente. Me molesta la idea de que se está predicando a un Jesús como nuestra salvación económica.

Así que con esos prejuicios me senté a conversar varias noches con Jonás González, Jr. de Enlace, y su esposa, mi prima, Juanita Cercone.

Lo que descubrí, de nuevo, es que no tengo ninguna duda de la honestidad de Jonás ni Juanita, ni de las buenas intenciones de la cadena de televisión Enlace. (Ver Enlace.org)

De mi conversación con los González he sacado un respeto por la integridad de los cristianos que creen en esta doctrina. Esté o no de acuerdo con ellos, tenemos que poder conversar sobre este tema como Cristianos, sin insultarnos unos a otros, sin dudar de la salvación de los que tienen opiniones diferentes a las nuestras.

Si hacés click en el link abajo que dice “Teología de la Prosperidad” o si haces una búsqueda en Google, encontrarás cualquier cantidad de artículos echándole pestes, dudando de la honestidad de sus proponentes. Las críticas se centran en casos de opulencia y malversación de fondos, lujos, mansiones, aviones, enriquecimiento de los televangelistas, etc. Aunque es probable que algunos de esos casos sean ciertos, también veo casos como el reportaje hace unos meses de un programa noticioso de Costa Rica sobre Enlace, en donde el reportero estaba tan convencido de su premisa básica que no estaba dispuesto a ver la explicación más lógica de la realidad. Según él, todo calza su teoría de conspiración.

He visto muy pocos estudios sobre los textos usados por estos predicadores. Se asume que cualquier persona que predique esta doctrina lo hace no por un estudio serio de la palabra, sino por una manipulación deshonesta con fines de lucro.

Quisiera tratar de conversar de este tema desde el punto de vista de investigación bíblica.

Enlace, en combinación con la Federación Alianza Evangélica Costarricense acaba de publicar el resultado de un esfuerzo substancial de un grupo de pastores, que pasaron casi un año escudriñando la palabra y pidiendo la dirección de Dios en todo esto. El resultado es un documento que no es los diez mandamientos, ni tampoco las 95 tesis de Lutero, sino que va por 156 páginas, repletas de citas bíblicas. Supongo, y espero que la contestación de parte de los que estamos en desacuerdo deberá tomar más que un artículo lleno de acusaciones personales.

No es asunto de decir: “Nosotros, los que somos Verdaderos Cristianos© condenamos a los impíos que no están de acuerdo con nosotros en este tema.”

Todos estamos tratando de amar a Dios con todo lo que tenemos, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. La discrepancia está en cómo hacemos esto.

Al igual que las discusiones sobre predestinación, que llevan ya quinientos años de estar en exactamente el mismo punto donde empezaron, me temo que buenos Cristianos estaremos en desacuerdo, todavía discutiendo la Teología de la Prosperidad cuando suene la trompeta final y estemos en fila para recoger nuestra arpa. (En el caso mío, estaré en la fila donde reparten las maracas.)

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama, tal como soy. https://fundanon.wordpress.com/