Alabanzas Anónimas

Mi hijo tiene un juego de video llamado Black and White http://lionhead.com/Games/BW2/Default.aspx en donde uno juega a ser un dios bueno o un dios malo. Parte de la estrategia del juego consiste en una combinación de ayudarle a sus criaturas, o impresionarlas con rayos y truenos, o aterrorizarlos con actos de destrucción. Es realmente triste ver en el juego a las criaturas haciendo rituales de alabanza hacia ese dios omnipotente del cual dependen totalmente para su protección.

Si yo fuera dios, ¿para qué quiero que mis hormigas me alaben?

En todas las culturas y civilizaciones, el hombre siempre ha buscado la forma de pedir el favor de sus dioses, ya sea por ceremonias, sacrificios, votos o promesas.

¿De que le sirve a Dios que nosotros, criaturas insignificantes, en esta esquina del universo, estemos tratando de alabar una grandeza que nuestras mentes no tienen forma de comprender?

¿De qué nos sirve a nosotros?

Hace un año o dos, nuestra instructora de Yoga nos invitó a una conferencia de su gurú. Era una conferencia en idioma hindú sobre Chakras y otros conceptos pre-científicos. Antes de la conferencia pasamos como media hora meditando y repitiendo unos palabras en hindú que me recordaban los “Ramalamadingdong” de las canciones de “Do-op” de los años 50s.

Esa media hora también me recordó estar en mi iglesia fundamentalista cantando una y otra vez “Al Rey de los Siglos,” como en un trance.

Y me puso a pensar: ¿Cuál es la diferencia entre ponerse en un trance alabando a “Dios,” o por medio de repetir unas palabras en lenguas extrañas?

El concepto de la alabanza tendría que ponerlo como un ejemplo en La Biblia de crear un dios a imagen y semejanza nuestra. Es una vez más, tratar de ganarnos el favor de un ente que no entendemos.

A los que me dicen que no estamos tratando de ganar nada, les pregunto: Entonces, ¿qué tal si eliminamos totalmente la alabanza de nuestros cultos? Quedaría desbalanceada la liturgia: sería entonces solo pedir y pedir.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios to “Alabanzas Anónimas”

  1. Cesc Says:

    Ricardo:
    Si yo fuera dios, ¿para qué quiero que mis hormigas me alaben?

    Mal interpretas el objetivo último de la alabanza Ricardo.

    La alabanza no se hace por el bien de Dios, si no por el nuestro.

    Somos nosotros los únicos beneficiados por ello pues cuanto más conscientes seamos del Amor de Dios, de que solo en Él se halla la Bondad, menos querremos alejarnos de Él.

    En otras palabras, Dios es la pura esencia del Bien, pero si no nos dijera Acercaos y no os alejeis de mí… no sería el Bien.

    Te he hecho una pregunta en el blog de Paulo.

    Dios te bendiga!

    :]

  2. Renton Says:

    Hola Ricardo!

    Gracias por tu comentario en el blog de Paulo, no obstante, no has respondido a mis planteamientos.

    Es decir, si la Palabra de Dios no es la autoridad última, qué lo es?

    Dios te bendiga!

    :]

  3. Renton Says:

    Ricardo:
    Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy

    Podrías explicar esto?

    Se da de bruces con la necesidad de arrepentirse para ir a Cristo…

    Si DIos ya te ama tal como eres, para qué dejar de pecar?
    :\

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: