Archive for 26 septiembre 2010

Frases Vacias

26 septiembre, 2010

“Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados.” Mateo 6:7 (Versión Reina Valera Contemporánea.)

Por mientras, en nuestras iglesias se oye:
“Amantísimo Padre Celestial, venimos una vez más a tu santo templo, a honrar el nombre sobre todo nombre, a adorar al rey de reyes y señor de señores…”

Una de las diferencias que notamos inmediatamente cuando Protestantes vamos a una misa Católica es que al final del Padre Nuestro, la misa católica no dice “Porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.”

No es hasta hoy, que estoy escribiendo esto, que noto que en la versión Reina Valera Contemporánea esa frase final está en paréntesis, con una nota que dice “Se haya sólo en mss. tardíos.”

Obviamente, si Las Sociedades Bíblicas decidieran quitar esa frase del todo, serían boicoteados por una gran cantidad de denominaciones Protestantes. Más importante que La Verdad, parecieran ser las implicaciones económicas… Aunque tal vez no. En inglés, más de la mitad de las versiones en las librerías ya no tienen esa frase final. (O la tienen en paréntesis, también.)

Parece que la tradición de agregar frases vacías viene desde siempre.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Anuncios

¿Qué es Esencial?

19 septiembre, 2010

¿Cuando lleguemos a las puertas del cielo, qué va a tener San Pedro en la lista de creencias que son absolutamente necesarias para poder entrar? (Sin meternos mucho en lo que tenemos que HACER, según Mateo 25.)

Algunos ultra-Calvinistas nos dicen que no podemos creer nada, que todo es producto de Dios mismo, que sólo si a Él le place, Él nos hará creer lo que Él quiera, y de esa forma Dios salvará a unos pocos, y condenará al resto al fuego lento. (Soli Deo Gloria.)

Muchos Fundamentalistas Protestantes afirman que además de creer que Jesús es nuestro Salvador, tenemos que pedirle que entre en nuestro corazón, tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados, y tenemos que cambiar, tratando de vivir una vida santa, agradable a Dios. PERO, la lista no para allí. La lista de requisitos sigue y sigue: Tenemos que creer que en la doctrina de la Infalibilidad Bíblica, (de la biblia de 66 libros, solamente,) el nacimiento virginal, el sacrificio expiatorio de Jesús, la resurrección física, una creación Divina de sólo siete mil años luz, un juicio final, un Dios en tres personas, un cielo y un infierno. La lista de doctrinas que parecieran ser esenciales sigue y sigue.

En el mundo Católico Hispano-hablante, hay un dicho: “Dios nos coja confesados,” que tiene una tradición que viene desde los primeros siglos de la era cristiana. El Emperador Justiniano, a propósito, se esperó hasta su lecho de muerte para “convertirse” oficialmente, decir las palabras mágicas, confesar sus pecados, y recibir la extrema unción, al momento en que, según él, ya no podía pecar más.

¿Cuánto de todo eso es verdaderamente esencial?

Es mi humilde opinión que la premisa inicial no es con la que debiéramos empezar. Eso de preocuparnos por el futuro, me suena a superfluo. Mirad los lirios del campo… Todavía peor: si mis acciones hoy no nacen de mí propio albedrío, sino que se deben a una amenaza divina, ¿de qué valen?

La pregunta debiera ser ¿qué es esencial para mi vida hoy?

Después de muchas discusiones sobre este tema que he tenido a través de años, los dos puntos que sobreviven son: Amar a Dios, Amar al prójimo.

“Pero,” me dicen algunos, “si eso fuera lo único que es esencial, entonces un montón de herejes terminarían en el cielo con nosotros…”

Sí. Hasta algunos Samaritanos encontraremos allí. Y algunos Mormones y Testigos de Jehovah. Y uno que otro Bautista. (“No todo el que dice Señor, Señor…”)

Pero qué hacemos con 1Juan5:3 “Este es el amor a Dios, que obedezcamos sus mandamientos.”

Hacemos lo que todas las iglesias hacen: aunque los Judíos Ortodoxos han encontrado 613 mandamientos sólo en el Antiguo Testamento, la mayoría de nosotros ignoramos esa lista, o los explicamos por medio de razonamientos históricos, sociológicos o científicos para concluir que el Amor a Dios es mucho más sencillo de lo que parece indicar La Biblia.

Algunos, inclusive encontramos versículos -en la ley,- para apoyar nuestra teoría que ahora vivimos por gracia, no por leyes. Pero el hecho mismo de buscar justificar la Gracia por medio de la Ley…

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Día a Día

12 septiembre, 2010

Mi nombre es Ricardo. Soy fundamentalista. Día a día le pido a Dios que me quite esta fascinación con leyes y reglas, y me ayude a vivir más por Gracia. Día a día caigo de nuevo en mi lucha contra las reglas establecidas, o a favor de nuevas reglas que se me ocurren.

Después de toda una vida de estudio bíblico, puedo manipular las escrituras como el mejor de los Fariseos. Y me encanta escandalizar hermanos ya sea presentándoles problemas con sus creencias, o con los credos fundamentales de sus iglesias.

Eso no es Gracia. Es Fundamentalismo puro: Es cuando las leyes son más importantes que las acciones. SI hay un Testigo de Jehovah herido en la acera del frente, yo seré el primero en pasar de largo. Aunque hablo mucho sobre amar al prójimo, a fin de cuentas son solo palabras.

Reglas de Discusión

5 septiembre, 2010

Esto lo escribí hace más de diez años, para otras conversaciones que tenía en aquel entonces.

1. LA VERDAD. Yo no tengo LA VERDAD. Usted tampoco. Con la ayuda de Dios, estas conversaciones tal vez nos ayuden a acercarnos un poco.
2. FE. A fin de cuentas, no puedo explicar mi FE. A veces mi fe es cambiada a través de LA RAZON. Pero es más a menudo que mis razonamientos son afectados por mi fe. Esto quiere decir que a veces no puedo aceptar premisas, hechos o razonamientos que van en contra de mi fe, no importa cuán ilógico o contradictorio le parezca a usted. Siguiendo la regla de oro, necesito respetar su fe de la misma manera que quiero que mi fe sea respetada.
3. DIALOGO. Tratare de presentar MI punto de vista de la forma más honrada que pueda. Tratare de oír SU punto de vista de la misma forma. Afirmaciones tales como “Dios dice…” o aun “La Biblia claramente dice…” no ayudan al diálogo. Ver el punto siguiente.
4. LAS ESCRITURAS. No importa su posición acerca de la doctrina de la inerrancia. (A menos que este sea el punto específico de nuestra discusión.) No importa cual versión o idioma usted prefiere. No importa si usted prefiere 66 libros o 79. Lo que importa es que lo que usted entiende de su lectura es SU interpretación. Es posible que otros creyentes, con toda honradez, lleguen a conclusiones opuestas basadas en la lectura del mismo pasaje.
5. DESACUERDOS. Desde el mismo principio de la iglesia hemos tenido la mala costumbre de tratar de apedrear o quemar a cualquier otro cristiano que no esté de acuerdo con nosotros. (El mismo Pablo tuvo que salir huyendo de Jerusalén.) Acusar a aquellos que no interpretan la biblia igual que nosotros de ser agentes de Satanás no es conducente hacia tener un diálogo constructivo. Habrán muchas conversaciones en las cuales no lleguemos a un acuerdo ni hoy ni el próximo año. Hay desacuerdos dentro de la iglesia de Cristo que llevan miles de años. Tenemos que poder aceptar que otros Cristianos, con las mejores intenciones, pueden tener opiniones distintas, sin ponernos a cuestionar su honradez, su salvación misma o su amor a Dios.
6. ERUDICION. Hemos sido bendecidos en estas conversaciones con individuos con un alto calibre de educación teológica, que nos ayudan a esclarecer algunos puntos con su información y sus análisis. PERO, en asuntos de FE, todos estamos por igual. Si Dios le habló a Balan por medio de un burro, ciertamente nos puede hablar por medio suyo y por medio mío.