Archive for 31 octubre 2010

Todo lo puedo en Cristo

31 octubre, 2010

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!” Fil 4:13

Este fue, creo, el primer versículo que me aprendí de memoria, a los seis o siete años. Patricia me pide comentar sobre este pasaje en un sermón de Cash Luna (ver Casa de Dios, 25 Octubre, 2010, http://enlace.unored.com/wordpress/?p=1000 )

Cash Luna, correctamente, lee el contexto empezando en el versículo 10, que básicamente dice: “Yo sé lo que es tener hambre y sé lo que es estar saciado, ser pobre o rico, y de cualquier forma, todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Cash lo contrapone a la oración de Proverbios 30, en donde dice: yo no sé vivir en abundancia, ni en escases, así que a mí me dan lo del día, o yo no puedo hacer nada.

Es posible aprender algo de los dos pasajes por separado, sin tener que preocuparnos de la aparente contradicción.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Continuamos pidiéndole a Dios por la salud de Gustavo Cerati, que continua en estado de coma.

Anuncios

Pedagogía del Opresor

24 octubre, 2010

Zaqueo era un opresor. Más que eso, era un colaborador. Y peor, se había enriquecido a costa de sus vecinos.

El subirse a un árbol no era sólo por ser de baja estatura. Aun hoy un colaborador en Palestina no se arriesga a caminar por entre una muchedumbre.

Por mientras el pueblo entero había salido a recibir a Jesús. Le tendrían preparada una recepción.

Algunos se sentirían despreciados, otros se sentirían decepcionados de que Jesús se quedara con el traidor. Al pedirle hospitalidad al opresor, Jesús se echó encima al pueblo entero que le estaba ofreciendo su hospitalidad.

Resulta entonces que no hay bases bíblicas para aquel himno que cantábamos tanto en la universidad: “Cuándo querrá el Dios del cielo, que la tortilla se vuelva.”

Dios está a favor de los oprimidos.

Pero también vino para los opresores.

Claro, que antes que subirle el nivel de estrés a Don Juan por el cual oramos que su operación para insertarse un marcapasos suceda sin contratiempos, http://juanstam.com/dnn/Blogs/tabid/110/BlogId/7/Default.aspx tenemos que recordar que ese pasaje, Lucas 18 y 19 empieza cuando Jesús sana a un mendigo ciego, definitivamente uno de los pobres más oprimidos de su tiempo.

En resumen, Jesús vino para salvar tanto a los opresores como a los oprimidos.

Me hubiera encantado decir que la idea para esta entrada es mía. Una vez más, viene de Kenneth E. Bailey, “Jesus through Middle Eastern Eyes.”

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Lógicamente, aquí tenia que haber puesto “La hierba de los Caminos” ya sea por Victor Jara o algún cantante de España de donde viene la canción originalmente. Pero aun hoy le tengo alergia a esa canción así que aquí les va una nueva versión de otra canción que cantábamos:

Buenas Intenciones

17 octubre, 2010

Los Fariseos tenían buenísimas intenciones.

Dios se apartó de nosotros, decían ellos, porque nosotros lo ignoramos primero. La única forma de asegurarnos de la bendición de Dios –nos dicen ellos- es si cumplimos Sus Mandamientos.

Con esas buenas intenciones, los Fariseos se dedicaron a proteger las escrituras, y a asegurarse de que las leyes se obedecieran AL PIE DE LA LETRA.

Estoy empezando a entender cómo se sentía Jesús cada vez que se le acercaban los Fariseos. Era la Policía Moral. Hoy día tenemos ejemplos en Irán y en Arabia Saudita. Es como un amigo mío, en la Nicaragua del dictador Somoza, cuando la Guardia Nacional le decomisó el libro “La Rebelión de las Masas,” pero le dejó “El Capital.”

En la actualidad tenemos un grupo pequeño pero muy activo de Cristianos, que se dedican a proteger las Sagradas Escrituras casi de la misma forma que los Fariseos.

Me preguntan adonde en las Sagradas Escrituras está escrito que “Dios me ama, tal como soy.” En vez de oír lo que sale de mi corazón, están poniendo su intelecto a trabajar horas extra buscando la herejía en lo que digo.

He tratado de explicarlo de diversas formas. Pero como no estoy dando un capítulo y versículo específico, no están satisfechos. (Ahora que lo pienso, en vez de contestarles con capitulo y versículo, Jesús le contestaba a los Fariseos en parábolas.)

Claro que si yo les citara versículos específicos, entonces brincarían de alegría porque tendrían la oportunidad de echarme en cara que estoy citando versículos de un libro que yo no creo que es infalible. Para ellos no es suficiente creer en los principios doctrinales contenidos en la biblia sino que es necesario, para su estilo de religión, declarar que la versión específica de la Biblia que ellos han escogido es totalmente sin error.

Mi estribillo “Dios me ama tal como soy” es parte una forma de recordarme a mí mismo que a pesar de todas mis ocurrencias Dios todavía me ama, y quiere lo mejor para mí. En parte es para recordarme que a pesar de tanta discusión teológica en la que me encanta meterme, la esencia de nuestro mensaje al mundo sigue siendo que Dios es Amor. Es parte un esfuerzo mío de humor, para los que están familiarizados con el movimiento de AA, y es también un poco de humor para los que crecimos cantando “Tal como soy,” himno tema, por muchos años, de las campañas evangelísticas de Billy Graham.

No es un resumen de mi teología. No es mi substitución de la Doctrina de Expiación, no es la negación de “arrepentirse y creer” que tanto quieren nuestros hermanos Calvinistas.

Las intenciones de los nuevos Fariseos son buenas. Pero se les escapa, creo yo, la esencia de lo que significa Dios, de lo que significa seguir a Jesús.

Claro que, al leer lo que acabo de escribir, es posible que alguna persona crea que yo estoy seguro, que sé exactamente lo que significa seguir a Jesús.

Cuando tenga esa certeza, les aviso.

Ah, me dicen, pero si no tenés esa certeza, ¿para qué queremos escuchar lo que tengás que decir?

Mi función es ser testigo de lo que Dios ha hecho, y continúa haciendo en mi vida. Es cosa tuya qué hacés con esa información.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Aquí los dejo con una canción interpretada por Dean Stevens, compañero mío de primer y segundo grado del Colegio Monterrey. (’59 y ’60) Dean, que vive en Boston, acaba de sacar un nuevo CD. http://www.deanstevens.com/ ¡Aflojen los $10!

El Pan Nuestro De Cada Día

10 octubre, 2010

“Cada día.” Resulta que no es fácil traducir EPIOUSIOS en Mateo 6:11 (y Lucas 11:3.) Según Kenneth E. Bailey en su libro “Jesus through Middle Eastern Eyes,” esa palabra en Griego pareciera haber sido inventada. EPIOUSIOS no existe en ningún otro lugar de la biblia, ni en ningún otro escrito contemporáneo a la biblia.

Para encontrarle el significado a esa palabra se ha tenido que buscar las traducciones al sirio, (Peshitta,) al copto, y al árabe. En esas versiones, hay cuatro sentidos:

1. El pan de hoy. (tiempo.)
2. El pan para mañana. (tiempo.)
3. Apenas el pan necesario para sobrevivir y no más. (cantidad.)
4. El pan que necesitemos. (cantidad.)

Aunque Strong es una concordancia, y no es claro de donde saca sus definiciones, dice “El pan de nuestra necesidad,” “El pan necesario para nosotros,” y “el pan continuo” (el pan que no se acaba.)

Claramente no se está pidiendo pastel, queque o el ciento por uno.

Dios me ama, tal como soy

3 octubre, 2010

Muy pocos de los que nos salimos de iglesias cristianas fundamentalistas lo hacemos porque ya no creemos en Dios.

En vez, nos vamos porque no soportamos la contradicción entre lo que se dice y lo que se hace.

Nos vamos porque nuestro esfuerzo de tratar de vivir una vida santa, agradable a Él, choca con un sinfín de reglas, regulaciones, leyes y control de parte de líderes y pastores que no viven sus propios principios.

Mi estribillo “Dios me ama tal como soy” es la reacción natural a tanta traba, tanto intento de control.

No estoy negando la necesidad de arrepentirnos y creer. Y de rendir el control de nuestras vidas a Dios.

Desgraciadamente, en muchas de nuestras iglesias esas dos palabras, (arrepentirnos y creer,) se manipulan para significar arrepentirse de cualquier postura que al pastor se le ocurra y creer cualquier cosa que se le ocurre al “ungido.” En casos menos extremos significa creer en un estilo específico de interpretación bíblica para probar doctrinas que nuestra denominación ha creado.

La promesa de Vida en Abundancia se convierte en Control en Abundancia. Cualquier intento de reclamar como nuestra la promesa de que “La Verdad nos hará Libres” es manipulada cruelmente y condenada como “Libertinaje” -palabra que jamás he oído usada fuera de las iglesias Protestantes de habla Hispana y que diversos pastores me la han definido de formas contradictorias.

Cualquier intento de reclamar el “Todo nos es Lícito” es apabullado con el “pero no todo conviene,” saltándonos de inmediato a una religión de conveniencias y apariencias que muy poco tiene que ver con nuestro llamado original a ser hijos de Dios. “Examinadlo todo” es cambiado a “Examinad solo lo que nuestra denominación ha decidido que es aceptable examinar.”

Algunos de nosotros pasamos por una etapa, vagando de iglesia en iglesia hasta que encontramos una en que sentimos que Dios nos puede hablar por medio de esa iglesia. Algunos de nosotros no tenemos ningún problema visitando nuestras iglesias fundamentalistas de vez en cuando, cantando una vez mas todos aquellos himnos tan preciosos, oyendo uno que otro buen sermón, PERO conscientes de que la iglesia no es mi hogar, soy peregrino aquí. (Esto es una referencia para los que todavía nos sabemos de memoria el “Himnos de la Vida Cristiana.”)

Pero entonces, muchos de nosotros no tenemos con quien hablar.

Nuestros amigos y familia que siguen en la iglesia están seguros de que nosotros ya hemos sido condenados, y no están dispuestos a hablar con el apóstata. Algunos están dispuestos a “perdonarnos” si volvemos. (Ah sí, y si nos arrepentimos y creemos…)

Por mientras, la mayoría de nuestros amigos que no van a una iglesia no tienen ningún interés en conversar sobre estos temas. “…si ya te fuiste de la iglesia, para que seguir con eso…”

Para esto quisiera que fuera este blog. Para hacer públicas algunas de las ideas descabelladas que se me ocurren y explorar si son de Dios o no, sin tener que preocuparnos del “qué dirán.”

Para buscar juntos la voluntad de Dios.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Busqué un video de don Pablo Pretiz tocando su selección de los “Himnos de la Vida Cristiana” pero no pude resistir darles este video de su hija María, cantando una de mis canciones favoritas.