Buenas Obras

El mes pasado fui a una conferencia presentada por Greg Mortenson, autor del libro “Three Cups of Tea.” Mortenson, hijo de misioneros, creció en lo que se llamaba Tangañica. Se ha dedicado a fundar escuelas para niñas en los lugares más remotos de Pakistán y Afganistán.

Después de quince años, ha construido cerca de 150 escuelas que han cambiado la vida de miles de familias. https://www.ikat.org/ Aunque no es su propósito primordial, Greg menciona que madres educadas jamás permitirían que sus hijos se metieran en esas escuelas fundamentalistas musulmanas llamadas Madrasas, que son la fuente de tanto terrorista.

No tengo la menor duda que Mortenson ganará el premio Nobel de la Paz algún día.

El problema es que con dinero petrolero, Arabia Saudita está construyendo de veinte a treinta mil madrasas al año, por todo el mundo. Estas escuelas están generando los ejércitos de fundamentalistas musulmanes, la carne de cañón que necesita el Talibán y Al Qaida. Si los Estados Unidos quieren ganar la guerra contra el terrorismo, aquí es donde hay que invertir: Educación de niñas.

El currículo en las escuelas fundadas por Mortenson no es controlado por su organización Central Asia Institute. No se está enseñando ninguna religión, ni siquiera pidiendo que se hable favorablemente de los Estados Unidos o del Cristianismo. Este es un requisito básico para ganarse a los líderes Musulmanes y ancianos de los pueblos donde se construyen estas escuelas.

Hay tanto énfasis en nuestras iglesias fundamentalistas en negar la importancia de buenas obras con respecto a “ganarse la salvación,” (…no por obras, para que nadie se gloríe…) que se pierde muchas veces el concepto de buenas obras como testimonio de las bendiciones que Dios ha derramado sobre nosotros. A la mayoría de cristianos fundamentalistas que les he contado esta historia, su reacción ha sido preguntar por qué no se está usando este esfuerzo para proselitismo. Si no hay estadísticas de cuantas almas han sido salvadas, no están interesados.

Lo cual confunde el concepto de “buenas obras.”

Amarás a tu prójimo, sólo si se convierte a nuestra religión. Visitaremos las cárceles no por sencilla solidaridad humana sino como otro esfuerzo de evangelización.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Buenas Obras”

  1. Dean Stevens Says:

    Ricardo, Es muy interesante, y pienso que muy oportúno que Ud., en este tiempo electoral aquí en los Estados Unidos, hace la comparación entre el fundamentalismo musulmán y el fundamentalismo evangélico, especialmente en cuanto a la educación.

    A mi me parece que al oir a la derecha política, en sus anuncios de telévisión, y en las declaraciones de sus mas ardientes creyentes, que lo que quieren es que los Estados Unidos se semeje mas a los paises mas autoritarios del Medio Oriente. Incluso oí a una de las candidatas, no recuerdo ni cual, recién retornada de un viaje a la Arabia Saudita, exclamar que era como una brisa de aire fresco para ella estar en un pais donde no habia vestuario tan sexual como en el Oeste, y no habian anuncios televidentes tan voluptuos e impudicos. Me parece que a veces la derecha politico-religiosa de acá, tienen mucho en común con Al Qaida y el Talibán…..y desean que nuestras escuelas públicas se semejen, en su forma de impartir la estricta doctrina, a las madrasas. Me asusta mucho, puesto que ellos acaban de aumentar grandemente su poder político, y aparentan ejercer ese poder en una manera dura e inflexible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: