Expiación Anónima.

El pueblo judío tenía toda clase de reglas sobre cómo se podía conseguir el perdón divino, sobre cuáles pecados y en cuáles días feriados, cuándo sacrificar una oveja, cuándo dos palomas, cuándo hacer arepas, etc. Este estilo de religión viene desde la pre-historia: un dios que puede ser manipulado por medio de sacrificios.

En el Nuevo Testamento los escritores al igual que sus primeros lectores tenían muy clara en su memoria la destrucción del Templo en Jerusalén, que significó un alto en los sacrificios de animales en el Templo. Los Levitas y los doctores de la ley todavía estaban tratando de descifrar qué hacer, cómo el pueblo Judío podría seguir pagando por la expiación por sus pecados.

En este contexto, hablar de Jesús como nuestro “sacrificio de la Pascua,” era entendido perfectamente no solo por los judíos, sino por los Romanos, Griegos y en realidad por cualquier persona de esa época: Jesús presentado como el sacrificio perfecto: El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

El problema es que en esa conversación nunca he oído a nadie llevar ese razonamiento a sus consecuencias lógicas. Una cosa es decir “Jesús murió por nuestros pecados.” Énfasis en Jesús, que dio su vida por nosotros.

Pero al darle vuelta a este mismo concepto, desde el punto de vista de dios, no suena tan agradable: la idea de un dios que quiere ceremonias, sacrificios públicos, que no perdona a menos que se haya pagado la deuda.

Si alguien paga la deuda, eso nos es perdón. Es chantaje.

Como si el padre pródigo le hubiera puesto condiciones a su hijo antes de aceptarlo de vuelta.

Perdónanos nuestras ofensas una vez que han sido pagadas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, una vez que nos paguen lo que es nuestro. ¿Tomas chocolate?, ¡paga lo que debes!

Esa imagen de un Dios que pide – y peor- acepta un sacrificio humano para quitar el pecado del mundo es grotesca, y todavía hoy no he encontrado forma de ajustar ese Dios con el presentado por Jesús en las parábolas.

Mi nombre es Ricardo, Dios me ama tal como soy.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios to “Expiación Anónima.”

  1. jpca Says:

    ¿Puede Dios perdonar los pecados sin derramamiento de sangre? ¿a qué “sacrificio humano” te refieres?

  2. ricardo5322 Says:

    “¿Puede Dios perdonar los pecados sin derramamiento de sangre? ¿a qué “sacrificio humano” te refieres?”

    ¿A qué sacrificio humano? A Jesús por supuesto.

    El “teísmo” (definir a Dios con atributos humanos,) con las mejores intenciones, nos mete en más y más problemas.

    Cada día entendemos menos el concepto de sacrificios, -de cualquier tipo- para ganarnos el favor de los dioses. Hoy día repudiamos categóricamente los sacrificios humanos de los aztecas. Sabemos que a Dios no se le gana con sacrificios. Profeta tras profeta se levantó en el viejo testamento a decirles a los judíos que a Dios no le importan las ceremonias, ni el incienso barato, ni las oraciones largas.

    Sin embargo, al tratar de explicar la muerte de Jesús, la mejor explicación que se les ocurrió a sus primeros seguidores fue la idea del sacrificio perfecto. En vez de seguir el ejemplo de Jesús, se dedicaron a adorarlo.

    Al igual que la mayoría de las religiones de esa época, la religión Judía era muy sangrienta. En Deuteronomio hay toda clase de recetas que incluyen chorrear sangre alrededor del altar siete veces, al igual que untarse sangre en el pulgar derecho, la oreja derecha y el dedo gordo del pie derecho.

    Considerando la cantidad de sacrificios de animales, el Templo de Jerusalén era un matadero.

    Con el concepto de Dios que tenemos hoy, no puedo explicar este antojo divino con sangre. Ni sangre de animales, mucho menos sangre humana. Obviamente no tiene sentido hablar de sangre divina.

    Jesús nos habló de un nuevo pacto, de una nueva forma de relacionarnos con Dios. Ya no un pacto con un pueblo escogido, sino un pacto personal. Nos habló de amar a Dios y amar al prójimo.

    ¿Puede Dios perdonar los pecados sin derramamiento de sangre?

    Claro que sí. ¿O prefieres limitar lo que Dios puede o no puede hacer?

  3. r Gerardus Says:

    No es tan horrible esa idea, si se piensa en una regla del juego que es la paga del pecado.
    Dios no podía pasar por alto una ley de sentido y orden espiritual, cósmico y ético y el mismo se comprometió pasando el proceso de humanizarse para sufrir tal pena y quitar para siempre los sacrificios, templo, sacerdotes y todo el negocio que sigue existiendo hoy en las iglesias jerárquicas, litúrgicas y sistémicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: