Crítica Textual

Esta semana Enrique publicó una serie de seis artículos echando pestes en contra de la Critica Textual y en contra de las Sociedades Bíblicas. Pareciera ser un esfuerzo más grande que solo un pastor, pero Enrique todavía no me ha contestado mis preguntas sobre sus fuentes. A continuación adjunto una versión de mi carta a Enrique.

Enrique,

Primero que nada, concuerdo contigo que nuestra primera prioridad es anunciar a Cristo.

Me preocupa que en tu esfuerzo por atacar la “Alta Crítica,” creo, estás confundiendo a algunos de tus lectores/oyentes. Me preocupa porque necesitamos mantener nuestra credibilidad a la hora de predicar las Buenas Nuevas de Cristo.

Dices: “No hay ninguna razón fundamentada para dudar de la veracidad de la Biblia.”

¿A cuál Biblia te refieres? ¿La de 66 libros? ¿La de 79 libros? ¿Cómo decidiste eliminar el Didache de tu Biblia?

La contestación lógica es que todos dependemos de expertos para ayudarnos en esas decisiones. A todos nos encantaría poder afirmar categóricamente que la biblia que tenemos en nuestras manos es LA VERDADERA PALABRA DE DIOS, que nos cayó del cielo. Desgraciadamente ese no es el caso.

Expertos cristianos llevan miles de años debatiendo versículo por versículo de miles de manuscritos, tratando de discernir -con la ayuda de Dios- cuál es la versión (de cada versículo,) más fiel a los originales. (Los originales que no tenemos.)

Una cosa es decir “Me gustan más estos expertos que aquellos.” Pero ni tu ni yo podemos afirmar categóricamente que “La Biblia que mis expertos preferidos han escogido es LA versión oficial de Dios.”

La realidad no es tan clara. Cualquier versión bíblica en donde hay más de un experto, resulta ser una mezcla: Hoy escogemos ciertos pasajes escogidos por los expertos ABC, y otros pasajes escogidos por los expertos DEF, pero los expertos cambian de opinión con el transcurrir de los años, a como se descubren nuevos manuscritos. Sería un poco más claro explicar esto, en vez de arriesgarnos a ser piedra de tropiezo para los creyentes que en el transcurso de su investigación bíblica averigüen la verdad de cómo se crean las versiones específicas. Ejemplo: Lutero quería quitar los Macabeos del Antiguo Testamento, así como Hebreos, Santiago y Apocalipsis del Nuevo Testamento.

No nos queda otra que depender de expertos para decidir cual canon escoger, cuales manuscritos, cuales traducciones y cuales interpretaciones.

II Timoteo 3:16 “Toda escritura es inspirada…” se encuentra en la Biblia Ortodoxa, la Biblia Católica, la Biblia Protestante, la Biblia Siria, La Biblia de los Mormones, y hasta en la Biblia de los Testigos de Jehovah. Y ahora, en las versiones publicadas por las Sociedades Bíblicas. Cada uno de los seguidores de esas Biblias quisiéramos alegar que “toda Escritura” incluye solo la versión específica que nuestra denominación ha escogido.

Si no podemos creer en las versiones que publican las Sociedades Bíblicas, ¿Cuál versión de la Biblia es la que has decidido es la VERDADERA Palabra de Dios? ¿Basado en cuáles expertos?

Hermano, con base en mis comentarios arriba, te pido que reconsideres tu aseveración: “No hay ninguna razón fundamentada para dudar de la veracidad de la Biblia. Las teorías “científicamente comprobadas” acerca de errores o cambios en la Biblia, no tienen en realidad ninguna evidencia histórica en su favor.”

Tenemos Antiguos Testamentos que se basan en La Septuaginta y Antiguos Testamentos basados en el Texto Masorético. Tenemos también Nuevos Testamentos con el Didache. Estas no son Biblias de una que otra secta. Son millones de Cristianos los que han encontrado a Cristo Jesús, Señor Nuestro, a través de sus páginas. Es muy posible que tu y yo tengamos opiniones distintas sobre varias doctrinas, pero estoy seguro que ambos creemos en el concepto de La Iglesia Invisible, en donde no importa la denominación específica (y por consiguiente el canon específico,) de los que lo adoran a Dios en Espíritu y en Verdad.

Lo cual le daría mucho más importancia a nuestra relación personal con nuestro Salvador que a una discusión entre expertos sobre cuál es LA versión sin errores.

Bendiciones,

Ricardo
https://fundanon.wordpress.com/

Esperando una señal:

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

9 comentarios to “Crítica Textual”

  1. jpca Says:

    No quiero parecer un troll, pero creo que sus artículos tienen algo de “berrinches” subjetivos. No considera que el hecho el proceso de verificación de “canonicidad” de la escritura, lejos de ser un confuso incidente, ha sido una disciplina en perfeccionamiento.

    Además, habla como si hubiesen fraccionamientos importantes dentro del mundo protestante en cuanto al uso de una biblia de 66 o 79; hay cierta unificación en el hecho de que los “deuterocanónicos” no poseen igual rango que los otros libros.

    Ademas, no creo que “no matarás” y “ama a tu prójimo como a tí mismo” cambien mucho entre traducción y traducción.

    Saludos.

  2. ricardo5322 Says:

    ¿Berrinches subjetivo? De acuerdo.

    ¿Fraccionamiento en el mundo protestante? Aunque tenemos miles de denominaciones, tendría que estar de acuerdo contigo: La mayoría de los protestantes creemos en una biblia de 66 libros. ¿Qué hacemos, entonces con todos los otros cristianos que no son protestantes?

    También estoy de acuerdo contigo sobre el hecho de que distintos libros poseen distintos “rangos.” Pero, si declaramos la canonicidad como una disciplina en perfeccionamiento -de acuerdo también-, la inerrancia entonces pasaría a ser también una teoría en perfeccionamiento.

  3. jpca Says:

    Cuando cuestionas la “inerrancia” ¿a cuál inerrancia te refieres? ¿La de conceptos o la de letra?

    Creo que la inerrancia del mensaje es un hecho, independiente de la existencia de “textos” dudosos; por algo no fueron considerados. Hay ejemplos en los evangelios gnósticos: en uno, Jesús llamaba a no casarse (no lo recuerdo por ahora), en medio de un texto que parecía más bien un copy-paste de los sinópticos.

    En cuanto a los “apócrifos” que tiene la iglesia católica, pues: por lo que tengo en conocimiento (si es falso por favor, hazlo notar), los libros deuterocanónicos no fueron considerados por los judíos como libros canónicos, mientras que la ICAR los considera, aunque de nivel inferior; lo hizo en el concilio de Trento que como muchos han sugerido sirvió principalmente para hacerse más diferente de los protestantes. Puede que las razones por las cuales aceptaron esos libros por tanto, puede que haya sido por una cuestión de identidad más que por un verdadero valor doctrinal.

    Hmmm, y admito que usar la palabra “berrinche” fue una exageración. Honestamente, me parece muy interesante este blog, pero no puedo evitar pensar que a veces está influido por “yo-pienso-que”s y “yo-creo-que”s, más que por una revisión de datos, aunque fueran resumidos.

    saludos.

  4. ricardo5322 Says:

    Crecí en una iglesia protestante en donde fui entrenado a tener siempre un versículo bíblico a mano para probar cualquier cosa. Fueron décadas de entrenamiento que me convencieron de la manipulación descarada que se hace en muchas de nuestras iglesias para probar cualquier cosa. Hubo un tiempo en que yo podía convencer, basado en versículos específicos, sobre cualquier tema, para inmediatamente tomar la posición contraria citando sus versículos correspondientes.

    Un ejemplos de manipulación es precisamente II Timoteo 3:16 “Toda escritura es inspirada.” Es obvio que los seguidores de Pablo que escribieron esto no se estaban refiriendo ni a las cartas de Pablo, ni al resto del Nuevo Testamento, que ni siquiera había sido escrito. Sin embargo, en nuestras iglesias se usa ese versículo constantemente para probar que los 66 libros (y solo los 66 libros,) son los inspirados.

    Entre más estudio la historia de los concilios, menos respeto le tengo a sus decisiones. Las peleas sobre cánones tenían más que ver con la politiquería entre obispos. Queda muy cómodo escoger los obispos que van a venir al concilio tal o cual, preparar la lista de libros que esos obispos van a aprobar, y declarar que el canon tal o cual es el inerrante.

    Los obispos perdedores no solo sufrieron persecución por parte de los ganadores, sino que sus escritos fueron quemados, y para muchos de ellos lo único que queda son los resúmenes que sus contrincantes escogieron para atacar como “herejías.”

    Creo que en parte por eso es que, a propósito, me limito a decir “yo-pienso” o “yo-creo.” Porque le tengo alergia a citar versículos específicos, fuera de contexto.

    El grupo de protestantes que se dedica a atacar a todo aquel que no crea en la inerrancia absoluta de todo concepto y letra contenida en los 66 libros, son los que nos están dando un mal nombre al resto de los cristianos.

    Sobre el “Copy-paste” de los evangelios gnósticos, acuérdate que tanto Mateo como Lucas plagiaron casi el libro completo de Marcos. Lucas, que era mejor escritor de Griego, primero copió a Marcos, para después corregirle errores de estilo. Es muy común en los escritos de esa época el plagiar otros escritos. Las bienaventuranzas del sermón del monte (Mateo 5) están en un sinfín de escritos, en distinto orden.

    El problema de atribuir inerrancia, ya sea de letras o de conceptos, es que a fin de cuentas es una pugna de poder, una lucha por atribuirse autoridad, una forma de eliminar opiniones contrarias.

    Un ejemplo más: en el concilio de Jamnia: los judíos escogieron el Texto Masorético precisamente, para “hacerse más diferente” de los cristianos.

  5. enrique60 Says:

    Acabo de publicar mi respuesta. Espero que la publiques en tu blog.

    • Renton Says:

      Enrique:
      Acabo de publicar mi respuesta. Espero que la publiques en tu blog.

      Sigue esperando…
      😆

      • Ricardo Says:

        Renton, si ves mi entrada siguiente, puse un link directo a la contestacion de Enrique. No estoy tratando de ocultar nada. Todo lo contrario, estoy tratando de que la conversacion sea en un solo lugar.

        Pareciera que no va a poder ser, ya que Enrique no quiere publicar mi ultimo comentario.

        Asi que talves, voy a tener que copiar todo lo de Enrique aqui, para que sigamos esta conversacion.

  6. ricardo5322 Says:

    Gracias, hermano Enrique.

    Leere tu contestacion con cuidado.

    http://enrique60.wordpress.com/2011/02/04/respuesta-a-comentario-de-ricardo/

  7. ricardo5322 Says:

    La versión original de Casiodoro de Reina 1525 tiene los libros deuterocanónicos. La versión Reina Valera 1602 también. Existe la versión Reina Valera 1862, con varios cambios, y la versión 1909 que la equipararon a la Versión King James. Tenemos las versiones 1960 y 1995. Hay tres o cuatro versiones más. Estoy seguro que tú y yo afirmamos que ninguno de los cambios entre versiones afecta nuestras doctrinas básicas. Excepto la doctrina de la inerrancia.

    La idea de declarar a Dios como el preservador de Su Palabra es una espada de dos filos. Ejemplo: Hay gente que podría decir que aunque la iglesia se dedicó a quemar cualquier copia de los Evangelios Gnósticos, Dios se encargó de preservarlos para nosotros… Otro ejemplo: ¿Qué hacemos cuando descubrimos otro error en nuestra versión bíblica? ¿Culpamos a Dios?

    Muchos de nosotros creemos que Dios, en su infinita Gracia nos está ayudando a corregir algunos de los errores que otros Cristianos, con la mejores intenciones introdujeron al texto original.

    ¿Tiene tu versión de la Reina Valera la última frase del Padre Nuestro? (“Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria”) Hay consenso hoy entre los expertos, tanto liberales como conservadores, que esa frase fue agregada mucho después. La nueva versión Reina Valera Contemporánea ya no tiene esa frase.

    Tú y yo afirmamos la Autoridad de la Biblia. Yo la afirmo porque lo que allí está escrito concuerda con lo que Cristo nos viene diciendo a través de su iglesia y lo que el Espíritu Santo me dice en mi corazón.

    Nuestra fe es más que un libro. Creemos en un Dios vivo, que interactúa con nosotros. Creemos en la biblia no porque algún comité haya declarado que es inerrante, sino porque las verdades contenidas en sus páginas resuenan con nuestra propia experiencia en nuestros corazones. Creemos en esta experiencia porque la vemos reflejada en otros miembros de nuestras iglesias.

    Juan 3:16 no dice: ”Para que todo aquel que crea en la infalibilidad de la Reina Valera 60.” Juan 14:6 no dice “Nadie viene al Padre si no es por “Dios llega al Hombre.”

    No es la biblia la que salva.

    Bendiciones,
    Ricardo
    https://fundanon.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: