Posts Tagged ‘Vida Cristiana’

Dios y Bin Laden

8 mayo, 2011

Mi reacción el 3 de Mayo:
Me imagino a Dios como el Padre Prodigo buscando en la distancia a su hijo Osama.

Por mientras el pueblo Norteamericano se niega a oir las quejas, lo que dijo Bin Laden, a tratar de comprender por qué una persona tan sangrienta como él tenga tantos seguidores o admiradores.

Matar a nuestros enemigos no es causa de celebración.

Ignacio Escolar en Escolar.net:
Debo de ser un demócrata trasnochado, pero prefiero los juicios a los asesinatos de Estado. Debo de ser un blando, pero no creo en la pena de muerte ni mucho menos en las ejecuciones extrajudiciales. Debe de ser sospechoso esto que digo, porque antes de seguir voy a tener que dejar muy claro, para que nadie manipule mis palabras, que detesto la violencia, que detesto el terrorismo, que detesto a Al Qaeda y que no creo en el infierno, pero si existe tal cosa se inventó para asesinos como el difunto Osama Bin Laden.

Debo de ser un pacifista peligroso, pero aún soy de los que defienden que el fin no justifica los medios; que la Justicia no tiene nada que ver con un tiro en la cabeza y un cadáver lanzado por la borda hasta el fondo del océano. Debo de ser un antiguo, o tal vez alguien demasiado moderno, porque ojalá que la ley del Talión se hubiese quedado enterrada en la tumba del rey Hammurabi, hace más de tres mil años. Debo de ser un pesimista, porque creo que este mundo retrocede y vivimos una contrarreforma en lo económico pero también en lo político; porque me temo que las democracias que ayer felicitaban al Nobel de la Paz Obama hoy no firmarían la Convención de Ginebra o la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Debo de ser un utópico, porque defiendo que ni siquiera si se demuestra que la pista para cazar a Bin Laden salió de un prisionero de Guantánamo, como ya se ha filtrado, quedaría justificada la tortura o el limbo jurídico de esos “enemigos” que ni siquiera saben de qué están acusados. Debo de ser un aguafiestas inoportuno, por afirmar que la venganza no es Justicia; por recordar que hasta los nazis tuvieron un juicio en Núremberg que hoy negamos a los terroristas de Al Qaeda.

Otro comentario:
Leonardo Boff: No se ha hecho justicia sino venganza

Y ahora qué?

24 abril, 2011

Kubler Ross habla de cinco etapas de Duelo: 1) Negación / Aislamiento, 2) Ira, 3) Negociación, 4) Depresión y 5) Aceptación. No hay un tiempo definido de cuanto se pasa en una etapa antes de pasar a la siguiente. Además, no es un proceso lineal. Es posible que el proceso incluya saltos hacia adelante y hacia atrás.

Llevo treinta y cinco años de haber salido de mi iglesia fundamentalista. Aunque había escrito uno que otro borrador de las ideas que he expuesto a través del último año, no es hasta hace un año que los empecé a escribir y publicar, sistemáticamente, semana a semana, que siento que he pasado de Aislamiento, a Ira, y ahora, no sé si a un poco de Depresión y/o Aceptación. Habrá que ver.

El hecho de que le he perdido las ganas de seguir echándole pestes a todas las cosas que considero equivocadas del Fundamentalismo es para mí un paso gigantesco hacia adelante.

Es hora de explorar, con la ayuda de Dios, qué papel es el que juego en este gran plan de Dios.

En esto sé que no estoy solo.

Hay un grupo de blogueros que he notado han estado bregando con estas etapas de su propia forma. Siento que hemos estado imitando a Jacob en su lucha libre con el ángel, negándonos a parar hasta que Dios nos de su Bendición. En ese proceso siento estoy con Miguel el Perro, en el Norte de México, Anyul
en Venezuela, Abel en Perú, y muchos más.

Hoy, Domingo de Resurrección, siento que mi vida ha dado un giro. Quiero dirigirme hacia rumbos desconocidos.

Es hora.

Mi nombre es Ricardo. Mi pequeñita luz, no deja de brillar.

Traté de poner otra canción de Sabina, que me viene muy a la memoria en estos días, pero pareciera que han cambiado el sistema en youtube, van a tener que ir a buscarla:. AQUI,

Comunión Anónima

10 abril, 2011

“23 Yo recibí del Señor lo mismo que les he ensenado a ustedes: Que la noche que fue entregado, el Señor Jesús tomó pan,” 1Cor11:23 Versión Reina Valera Contemporánea.

Fácilmente uno de los pasajes más conocidos en la iglesia Cristiana. Los católicos, episcopales y ortodoxos lo repiten en cada misa. Los protestantes lo leen, seguido por un sermón sobre el tema, por lo menos una vez al mes.

Fácilmente uno de los pasajes más mal-interpretados. (Y aquí les va otra mala interpretación.)

Los católicos le hacen énfasis a la transformación del pan en el cuerpo de Cristo. Los protestantes le hacemos mucho más énfasis al versículo 27: “Así que cualquiera que coma este pan o beba esta copa del Señor de manera indigna será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.” Más que “en memoria de Él,” se pasa todo ese servicio meditando sobre nuestros pecados.

En ambos casos hay una interpretación cuasi-mágica del pasaje. La hostia se convierte en Cuerpo de Cristo mágicamente. Si participamos indignamente del pan y el vino (Jugo de uvas para los protestantes,) nos vamos a enfermar, debilitar o morir. (ver 1Cor11:30)

Seguimos leyendo este pasaje día a día, mes a mes, aunque sabemos que no es cierto. Técnicamente nadie es digno de acercarse a la mesa del Señor. A diario vemos morir a nuestros hermanos más consagrados, a la vez que los más sinvergüenzas ahí están, participando de la Santa Cena como si nada.

La primera vez que asistí a una de esas iglesias que invitan a TODOS los presentes a participar de la cena, casi me caigo de espaldas. Porque yo tuve que declarar públicamente mi fe en Jesús, cualificar para la clase de bautismo, tres cartas de recomendación, llevar la clase, bautizarme, y ser aceptado como miembro de la iglesia antes de poder tomar el pan y la copa en mi iglesia. Y durante todo este tiempo tenía que cuidarme de que no me vieran andando con malas gentes, haciendo cosas que pudieran considerarse como piedras de tropiezo para otros creyentes y un sinfín de reglas y regulaciones.

Y poco a poco, esta ceremonia fue cambiando para dejar de ser “en memoria de mí.”

Ya no creo en esa iglesia. Ese no es mi Jesús.

Mi nombre es Ricardo. Mi pequeñita luz, no deja de brillar.

El Mito del Relativismo

3 abril, 2011

Ronny me pregunta: “…hablando de relativismo, ¿qué hacemos con la declaración de Cristo: ‘Yo soy el camino, la verdad y la vida?’”

Respuesta: Hacemos lo que todos los Cristianos hemos hecho desde tiempos inmemoriales… Interpretamos esas palabras de la mejor forma posible. Tratamos de entender esas palabras basados en lo que dicen los distintos evangelios y epístolas, escritos patrísticos, la tradición de la iglesia, historiadores y más. Aprendemos lo más que podemos de los idiomas originales, investigamos permanentemente todo lo que nos ayude a entender las culturas del Medio Oriente de esa época. Seguimos meditando de día y de noche, solos y con nuestros hermanos en la fe.

Y siempre, pidiéndole a Dios que nos guie, por supuesto.

PERO, considerando que tenemos Cristianos mucho más sabios que nosotros conversando sobre esto por años y años, que todavía no se ponen de acuerdo sobre lo que quiere decir “camino” sobre cuál es la “verdad,” y cómo debemos vivir nuestra “vida,” de nada nos sirve alegar absolutismo.

Los Cristianos no estamos de acuerdo sobre la doctrina de la inerrancia. No estamos de acuerdo sobre el canon. No estamos dispuestos a darle absoluta confianza a ninguna tradición eclesiástica. (Excepto la nuestra, tal vez.) No estamos de acuerdo sobre la Doctrina de la Expiación. Tenemos ideas distintas sobre el cielo, el infierno, sobre el pre-determinismo.

A veces creo que no hay una sola doctrina en que los seguidores de Cristo estemos todos de acuerdo.

Todo esto inspirado en la queja de Ronny de que no hay bases solidas, ¿qué opción queda?

Hoy día con el internet cualquier creyente puede investigar las distintas opiniones y averiguar que otras opiniones hay sobre lo que se dice en nuestras iglesias. Lo cual complica esto de afirmar que tenemos LA VERDAD.

En lo único que pareciera que si estamos de acuerdo es en cada uno de nosotros declarar que nuestras opiniones son La verdad, y que todos los que no crean exactamente igual que nosotros son relativistas.

No nos queda otra que creerle a nuestros hermanos cuando nos dicen que tienen una relación personal con Dios, que han experimentado un cambio radical en su vida. No nos queda otra que demostrar con nuestra vida misma el hecho de nosotros también hemos cambiado.

No nos queda otra que aceptar que todo esto es relativo, y que no podemos controlar a Dios.

Mi nombre es Ricardo. Mi pequeñita luz, no deja de brillar.

Problemas con el Universo Joven.

27 marzo, 2011

Los problemas científicos son lo de menos. Veo por lo menos dos puntos que son claves para los Creacionistas: Inerrancia y Antropocentrismo.

INERRANCIA:
No es por accidente que los únicos que creen en un Universo de siete mil años son miembros de denominaciones protestantes que están aferrados a un estilo de interpretación Literal de la Biblia.

Es tan importante la Inerrancia Literal de la Biblia para estas personas que cualquier observación científica que ponga en tela de duda este concepto tiene que ser descartada de plano.

“No es mi estilo de interpretación lo que está equivocado sino todas esas observaciones científicas.” “Si admitiéramos que existe cualquier error en la biblia” dicen, “nuestra fe se desmoronaría.”

Las nuevas biblias Protestantes no tienen la última frase del Padre Nuestro (Porque tuyo es el Reino, el Poder y la Gloria…)

¿Cuántos desmoronamientos han ocurrido?

Aun entre los que creen en la inerrancia, no hay consenso sobre cuál es LA versión inerrante, o cómo traducir ciertos pasajes. Eso sin meternos al problema de interpretación. Tenemos miles de denominaciones protestantes por desacuerdos en cómo interpretar las escrituras.

“Bueno” -admiten ellos- “ninguna de esas discrepancias afectan las doctrinas principales.”

¿Le cambiaron el significado a “inerrancia”?

ANTROPOCENTRISMO:
Esta doctrina ha estado en retirada desde Copérnico, hace 500 años. ¿Cómo reconciliamos las historias del Génesis con una Creación, un Universo que no tiene a la Tierra –o al hombre- en el centro?

“Pero la historia de Adán es clave para creer en Jesús, “el segundo Adán.”

¿Cambiaron Juan 14:6 “Nadie viene al Padre si no es por Adán”?

“Padre Nuestro que estás en el cielo” ‘Cielo’ definido como un lugar encima del firmamento donde vive Dios, y desde donde nos está observando. Seguimos repitiendo esa oración a diario, aunque sabemos que Dios no está solo en el “cielo” sino que aquí, con cada uno de nosotros.

El concepto de un Dios creador de un universo de miles de millones de estrellas tiene apenas sesenta y dos años: no es hasta 1949 que por primera vez se pudieron ver en las observaciones del telescopio del Monte Palomar en California que existían estrellas en más galaxias que la nuestra, la Vía Láctea. El concepto de un Dios creador de un universo de miles de millones de galaxias tiene apenas treinta años.

Queda muy cómodo aceptar que el salmista sabía todo esto cuando dijo: “Los Cielos cuentan la gloria de Dios.” Carl Sagan decía que hay más planetas en el universo que granos de arena en todas las playas del mundo.

Aun así, los creacionistas nos piden que nos quedemos con el dios antropocéntrico que creo los cielos y la tierra exactamente como esta descrito en Génesis 1. O en Génesis 2.

El universo creado por mi Dios es más grande que los siete mil años luz que predican los creacionistas…

Como once mil millones de veces más grande.

Gracias a Andrés por esta animación interactiva que ilustra los tamaños a los que nos estamos refiriendo:
aquí

¡Arrepentíos Impíos, Que El Día De La Perdición Está Cerca!

20 marzo, 2011

Inspirado, y plagiado parcialmente de: http://cnho.wordpress.com/2011/03/17/%c2%a1arrepentios-pecadores-el-fin-del-mundo-se-acerca/

Uno de los principios básicos en cualquier curso moderno de Mercadotecnia 101 es el principio de vender el olor de la carne asada, el sonido del chisporroteo las burbujas de la bebida, recordar los buenos tiempos pasados al consumir tal o cual producto.

Existe también el incentivo negativo. Los vendedores de seguros nos tratan de recordar de todas las cosas malas que nos podrían pasar si no estamos asegurados. Los vendedores de armas nos tratan de venderlas como seguros. (“Pa’ que nos libre de todo mal.”)

Así que estamos en medio de un tsunami de sermones -tanto en iglesias como en el internet-, con respecto al fin del mundo, basados en las noticias del terremoto y tsunami de Japón.

Hay un grupo de abogados que en Estados Unidos son conocidos como “ambulance chasers” (perseguidores de ambulancias,) que se dedican a contactar a las familias de cualquier víctima de algún percance, buscando cómo sacar provecho económico de la miseria del prójimo. Son considerados de muy mal gusto. Imagínense estar en medio entierro de algún ser querido, a la misma vez que hay media docena de abogados llamando, compitiendo entre ellos, ofreciendo porcentajes del botín que según ellos habrá si se demanda a los doctores, hospitales.

La misma repulsión debiéramos sentir acerca de esos intentos de manipular el dolor ajeno para convertir impíos en miembros de la iglesia. En vez de amor a Dios, o amor al prójimo, lo que se está predicando es miedo a la muerte, miedo al infierno.

Es mi humilde opinión que Dios no quiere decisiones forzadas, repetición de palabras mágicas, incienso barato. En ninguna corte de Justicia se aceptan confesiones basadas en tortura física o mental, o en amenazas de lo mismo ¿Cuánto más podemos esperar de un Dios de Justicia?

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.

¿Qué significa eso de Amar a Dios?

6 marzo, 2011

No tengo la respuesta. Esta es una versión editada de mi conversación con Renton. Ayúdeme a pensar sobre este tema. Donde dos o tres estamos reunidos en Su Nombre…

Renton pregunta: ¿De qué manera amas a Dios?

Trato de que mi vida entera sea una ofrenda de amor a Dios. En cada aliento, cada paso, cada pensamiento, trato de tener a Dios como mi guía.

Renton: “Eso no contesta mi pregunta. Puedes seguir los pasos del Buda, sin amarle más que a ti mismo. ¿De qué manera amas a Dios? ¿Amas a Dios a través de Jesús?”

No estoy seguro que esa sea la misma pregunta. Dios no es el viejo con barba, pintado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Pero Dios tampoco es exclusivamente Jesús. Tenemos que meditar sobre nuestro concepto de Dios. ¿Quieres que diga las palabras mágicas, que creo en Jesús como mi único y suficiente salvador, que no hay otro mediador entre Dios y los Hombres? Volvemos al mismo asunto de definiciones.

Renton: “Ricardo, ¿quieres a Jesús? La pregunta es muy fácil de contestar. No te estoy preguntando si lo ves como tu Salvador personal, tu Dios, tu… te pregunto si le quieres. Yo le quiero sin saber por qué. Sé que me salvó, que ocupó mi lugar y el resto de lo que es la historia más loca y maravillosa jamás contada, no obstante, no le quiero como pago por ello. Le quiero y punto. Cuando te enamoras no sabes por qué. Amas y punto.”

Si Jesús es Dios, entonces ¿cuál es la diferencia entre amar a Dios y amar a Jesús? No tiene sentido hablar de un “mediador.”

Renton: “Jesús es mediador porque solo estando en él -y se está por fe- podemos acceder a Dios. Solo cuando estamos en él, estamos sin pecado, y dado que donde hay Santidad, no puede haber pecado, o estamos en Jesús, o no hay manera de llegar a Dios. ¿Por qué te complicas tanto?”

Me complico tanto porque siento que las imágenes que heredamos de nuestras tradiciones se han convertido en idolatría. No te voy a decir que tengo todo resuelto, que entiendo cómo explicar el Ruash (Aliento) Divino. (Otra definición antropocéntrica.) No estamos hablando de un Dios “Super-Rey,” o de un Dios “General de los Ejércitos.” Estas definiciones siguen siendo antropocéntricas.

Qué hacemos con 1Juan5:3 “Este es el amor a Dios, que obedezcamos sus mandamientos.”

Es tan fácil convertirnos en Fariseos, (o Judíos ortodoxos, obedeciendo 613 Mitzvoh,) tratando además de obedecer cualquier cantidad de “mandamientos” que se nos ocurra encontrar en el NT… Pero empezamos casi inmediatamente a desechar “mandamientos” que -según nosotros- no tenemos que obedecer. No queda otra que depender de decisiones humanas, basadas más que nada en nuestra tradición religiosa-cultural, sobre cuales mandamientos creemos que son importantes obedecer. (¿Cuántos de nosotros hemos vendido todo lo que tenemos y se lo hemos dado a los pobres?)

Esto se convierte rápidamente en tratar de ganarnos el amor de Dios.

Parte del problema viene del “Teísmo” que todos, de una forma u otra tenemos. (Darle a Dios atributos humanos.) En la prehistoria humana, se le daban a Dios atributos de cacique o de Rey. Entonces la forma de ganarnos al rey era abyección absoluta (servilismo.)

¿Cómo se ama a un ente que mantiene unidos los átomos? (incluyendo los átomos en mi cuerpo.) ¿Cómo se ama un ente que está por fuera del tiempo y la distancia, pero que a la vez es parte de todo lo que soy, todo lo que hago, es la fuerza que mantiene la tensión en cada átomo?

Pasé gran parte de mi vida en iglesias protestantes en que nos dedicábamos a adorar y a alabar a Dios hora tras hora. La forma de medir cuánto amábamos a Dios era cuánto tiempo pasábamos en la iglesia. Hubo un tiempo en que pasaba un promedio de más de dos horas diarias en la iglesia.

Por ahora no le veo el sentido a nada de eso. ¿Alguien quiere acercarse con su pequeñita luz, para ayudar a iluminar el tema?

Cada vez que oigo esta canción me acuerdo de Melvin.

Romanos 13 y la Revolución Árabe.

27 febrero, 2011

¡Fascinante! No fue hace muchos años que cuando alguna persona salía con una opinión en contra de Bush, o la invasión de Iraq, nos sacaban Romanos 13 como una forma de obligarnos a callar, a aceptar a nuestros gobernantes, a aceptar las malas excusas que se usaron para justificar la invasión .

Pero, apenas ganó Obama la presidencia, no se volvió a oír de este capítulo.

Siempre me he preguntado cómo interpretar este pasaje:

“Porque los gobernantes no están para infundir temor a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo.” Rom 13:3 RV Contemporánea.

Tal vez debiéramos decirles eso a los manifestantes en Trípoli.

Esto ni siquiera era cierto en los tiempos de Pablo. Ciertamente no se estaba refiriendo a Herodes, ni al gobierno de ocupación de Pilato. Ni a las fuerzas que arrasaron a Jerusalén.

“Todos debemos someternos a las autoridades, pues no hay autoridad que no venga de Dios. Las autoridades que hay han sido establecidas por Dios.” Rom 1:1

He oído explicar que si la autoridad se opone a lo establecido por Dios, entonces no hay que obedecerla.

Pero eso no es lo que dice Romanos 13:2: “Por lo tanto, aquel que se opone a la autoridad, en realidad se opone a lo establecido por Dios, y los que se oponen acarrean condenación sobre ellos mismos.”

Cualquier ayuda en cómo interpretar este pasaje para que signifique exactamente lo contrario de lo que dice será infinitamente agradecida.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.

Como hacer lo que nos da la gana

20 febrero, 2011

“Ricardo, estás manipulando las escrituras como una excusa para hacer lo que te da la gana.”

ADVERTENCIA: Lo que sigue es una conversación sobre cuáles atributos humanos darle a Dios.

Estaba oyendo una canción en la estación de radio Cristiana donde la cantante decía “Sin tí [Dios] no soy nada. Nada puedo hacer si no me estás guiando a cada paso.”

Si mi hijo me cantara esas líneas, mi reacción sería: “¡Fracasé!” (O por lo menos pensaría que mi hijo necesita madurar mucho más.) ¡Cuanto más nuestro Padre Celestial!

Cuando me pongo a pensar en Cristianos que conozco, que respeto porque sus vidas son ejemplo de cómo quisiera vivir yo, lo que descubro es que son personas que aunque leen la biblia, van a la iglesia y tienen una vida de oración activa, no son gente que anda blandiendo la biblia como una espada de dos filos, sino que calladamente su vida misma afecta a todos los que están a su alrededor. No son gente que está juzgando continuamente lo que otros hacen, que tienen el dedo permanentemente apuntando hacia afuera, sino mas bien son gente con curiosidad de ver lo que otros han pensado, o descubierto en su camino espiritual. Son gente con los brazos abiertos.

Son gente que hace lo que les da la gana.

Hay muchas cosas que quisiera que mi hijo hiciera. Pero más que nada, quiero que mi hijo se aproveche de los talentos que Dios le ha dado, tal vez en formas que a mí no se me ocurrirían nunca. Quiero que mi hijo haga lo que le dé la gana. En ese proceso cometerá muchos errores. (Al igual que su padre.) Quiero que no se desanime, que no se rinda a las presiones de amigos, de su trabajo, de sus estudios. Quiero que encuentre su propia forma de vivir que sea consecuente con sus creencias.

Para mí lo peor sería que tenga que estar llamándome continuamente a preguntarme qué es lo que yo quisiera que el hiciese.

Pero hay un estilo de religión que se dedica a esto precisamente: A escudriñar las escrituras buscando reglas de conducta que obedecer. Aunque Dios nos dio libre albedrío, y nos promete vida en abundancia, estas iglesias se dedican a llenar la semana con actividades en las cuales ocupar a su congregación. Para ellos la forma de probar cuanto amamos a Dios es cuantas veces por semana vamos a la iglesia, cuantas veces leemos la biblia, cuantas veces oramos. Al punto que no tenemos tiempo para nada más.

Es un estilo de vida fácil. Sencillamente nos dedicamos a obedecer y punto. Eso no es vida. Mucho menos “Vida en Abundancia.”

En la biblia tenemos caso tras caso de profetas que se levantaron para decirle al pueblo y a sus líderes -religiosos tanto como políticos- que amar a Dios no significa obedecer ciegamente sus mandamientos.

Pero si obedecer mandamientos no es la respuesta, ¿Cómo demostramos nuestro amor a Dios? Si no podemos usar la biblia como una lista grande de mandamientos, ¿para qué vamos a leer las escrituras?

¿No hay un peligro instando a todos a que hagan lo que les da la gana? ¿Qué pasa si mi hijo decide obedecerme en este consejo?

Es asunto de madurez.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.

Como Controlar a Dios

13 febrero, 2011

Pregunta:

“Si como dices tú, ni tu ni yo podemos afirmar categóricamente que ‘La Biblia que mis expertos preferidos han escogido es LA versión oficial de Dios’, entonces, ¿qué alternativa tenemos?”

“Hay tantas iglesias, ¿cuál es la verdadera, cómo podemos saber que la iglesia a la que vas es LA verdadera iglesia…?”

No es la Biblia la que salva. Tampoco la iglesia.

En mi casa tengo como diez controles remotos. Son un síntoma de mi esfuerzo por controlar todo lo que toco. El número de relojes, alarmas, calendarios, y tanto más. La tecnología nos está dando, a un paso cada vez más acelerado, más control de nuestra vida, de nuestro medio ambiente, de nuestro futuro. O eso es lo que quisiéramos creer.

Hoy día estamos viendo al gobierno de los Estados Unidos que no haya qué hacer con la situación en Egipto, ya que no tiene ningún control sobre lo que está ocurriendo. Por mientras, lleva ya diez años en guerras tanto en Iraq como en Afganistán, insistiendo en que primero van a controlar la situación, antes de pasarle ese control a alguna persona de confianza… (Sueños de opio.)

Es casi imposible, para la mayoría de nosotros sencillamente soltar las riendas, abandonar nuestra ilusión de que tenemos control. (O que deberíamos tenerlo.) Lo mismo le pasó a Nicodemo y al joven rico. Los Fariseos querían controlar el favor divino por medio de reglas y costumbres.

Es casi inevitable nuestra obsesión con memorizarnos los libros que hemos declarado como sagrados y con cumplir los requisitos que los líderes de nuestras iglesias hayan inventado. Es paradójico que aunque la Iglesia Protestante predica una relación personal entre cada uno de nosotros y un ser infinitamente grande, La Iglesia todavía preferiría mantener el control, dictar como es que Dios va a hacer las cosas, aprobar los caminos que puede utilizar Dios para hablarnos a nosotros.

¿Qué ganamos si pudiéramos afirmar que la versión de la biblia que mi iglesia ha escogido es LA VERSION INERRANTE DE DIOS? (Y que mi iglesia es la IGLESIA OFICIAL DE DIOS.)

Ganamos control.

Muchos cristianos quisiéramos tener un control de calidad. Control sobre cuál es la Iglesia Correcta, la Biblia Correcta, las Doctrinas Correctas, la Vida Correcta.

Y Jesús nos dice: Es hora de vivir por Gracia y no por Leyes.

Dios se manifiesta en nuestras vidas a pesar de todos nuestros esfuerzos de control.

No es asunto de alegar que mi versión (y solo mi versión) es la versión oficial de Dios.

Nuestra alternativa es amar primero, preguntar después. Amar a Dios. Amar al prójimo.

Nuestra alternativa es buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia en nuestro aliento, en nuestro corazón, en nuestros pensamientos.

Tenemos que oír, también, lo que Dios nos dice a través de nuestros hermanos, la iglesia, lo que han escrito otros, sabiendo perfectamente que ninguno de nosotros tiene LA VERDAD ABSOLUTA, y que no nos queda otra que oírnos entre nosotros, humildemente, buscando esa chispa divina que Dios ha puesto en cada uno de nosotros. (“Mi pequeñita luz, no deja de brillar.”)

Favor no tomar mis palabras como si yo estuviera redactando una nueva ley. Es mi opinión. Es la inquietud que Dios ha puesto en mi corazón. Juntos, tal vez, podamos acercarnos un poco más a la Voluntad Divina. Citamos mucho 2Tim3:16 “Toda escritura tiene el aliento de Dios.” Pero ignoramos que Dios le dio Su Aliento a Adán, y por consiguiente a nosotros mismos.

Tenemos que poder leer las escrituras (cualquier versión) sin convertirlas en un ídolo. Dios nos habla a través de cualquier versión de la Biblia o a través de cualquier cosa. Tenemos que poder buscar a Dios en cualquier iglesia. Dios no es sordo. Dios nos oye sin importar si estamos en la iglesia más “correcta” o la más “equivocada,” en campo santo o en el rincón de una cantina.

La iglesia Católica Romana trata de predicar la AUTORIDAD DE LA IGLESIA. Para eso tratan de demostrar una línea de sucesión apostólica que viene del Apóstol Pedro mismo. El problema es que esa línea de sucesión tiene más huecos que un colador.

La Iglesia Protestante –para llevarle la contraria a la Iglesia Católica- trata de basarse en la AUTORIDAD DE LA BIBLIA. El problema es que no hay forma de separar la biblia de la tradición de la Iglesia (Católica.) Y a lo más que podemos llegar es a una aproximación de los originales -que no tenemos.

No estoy sugiriendo botar ni las biblias ni las iglesias, por muy imperfectas que sean. Lo que estoy sugiriendo es que son solo instrumentos imperfectos que Dios usa para guiarnos. Si no hubieran biblias, si no hubieran iglesias, hasta las piedras clamarían.

Nuestra fe se basa en vez en una experiencia personal, totalmente subjetiva.

Es hora de pasarle el control remoto a Dios.

Mi nombre es Ricardo. Dios me ama tal como soy.